¿Por qué es importante controlar tu dominio?

Un dominio es importante por una cantidad de razones, muchas de las cuales tienen que ver como los subdominios son utilizados en los dominios raiz.

Digamos que eres dueño de una plataforma de blogging como WordPress en un dominio web llamado www.ejemplo.com. Tu quieres que los usuarios creen sus propios sitios web y se alojen como subdominios. Si permitimos que Ana cree su sitio web, este va a vivir en ana.ejemplo.com. Cualquier cookie que exista en el dominio raiz (ejemplo.com) también va a existir en los subdominios, pero cualquier cookie que se implemente en el subdominio, no va a ser válido en el dominio raíz.

Si eres el dueño de ejemplo.com, esto es exactamente lo que necesitas hacer porque no quieres que ningun operador de los subdominios tengan acceso a la información del dominio raíz ni de cualquier otro sitio.

Otro escenario donde los dominios son importantes – ¿qué pasa si tienes dos dominios distintos y los usuarios van de dominio a dominio? ¿qué pasa si utilizas una plataforma de ecommerce como Shopify o BigCommerce? Ellos pueden enviar a tus usuarios a sus dominios antes de realizar la compra. Aunque ellos tengan Google Analytics instalado, si tu no tienes tus analíticas configuradas en tu sitio de compra (Paypal, Shopify, etc.), no vas a saber qué está pasando allí.

Esto pasa porque los cookies pueden ser propios o de terceros; un aspecto importante en la seguridad y privacidad de la data.

Duración o vida de los cookies

El cookie _ga referenciado en los ejemplos pasados, al igual que la mayoría de los otros cookies, tienen una vida o validez de 2 años, que viene con la implementación estándard de cualquier motor de analíticas. Esto significa que tu cookie se va a eliminar automáticamente si pasan 2 años sin que la persona visite el sitio web. Sin embargo, si lo deseas, esto puede ser cambiado a la cantidad de tiempo que tu determines.

Diferencias entre los cookies propios y terceros

Los cookies pueden ser creados de distintas maneras, pero algunos de los métodos más populares incluyen instrucciones del servidor web o un poco de JavaScript.

Cuando un cookie es creado, puede ser creado por el servidor que está hospedando el sitio web o por terceros que tienen alianzas con ese sitio web. Un ejemplo de un cookie propio o creado por el servidor es el _ga cookie que tanto le hemos hecho referencia. Aunque estamos utilizando la librería analytics.js de Google (y esa librería está siendo hospedada por Google), ellos crean ese cookie para nosotros. Nostros controlamos cuando se implementa, lo que captura y por el tiempo de validez que va a tener.

Por otra parte, puede haber información confidencial contenida en tus cookies y no quieres que esa compartida con otras personas. Otro ejemplo: la mayoría de las personas que se encuentran leyendo esto han sido “tagueadas” con cookies de DoubleClick, una de las redes de publicidad de Google.

doubleclick logo

Los cookies propios son considerados más fidedignos y seguros que los cookies de terceros. Es perfectamente razonable no querer compartir información con terceros pero si tu no permites que tus cookies nativos corran, algunos sitios web no van a trabajar correctamente.

Los cookies son esenciales para el desempeño correcto de la mayoria de los sitios web modernos y Google Analytics no es una excepción. Cuando visitas un sitio web que tiene Google Analytics instalado, lo primero que va a hacer el script de Google Analytics es revisar si el cookie _ga existe o no. Si ya tienes ese cookie, va a actualizar la información recolectada de tu visita actual con la información recolectada de las sesiones pasadas y desde cuando la cookie fue instalada.  Este mecanismo le permite a Google Analytics analizar a usuarios que son visitantes repetidos.

Puedes encontrar más información de como Google Analytics utiliza los cookies aquí

Conoce más, sigue con:

ClientID, GUIDs y UID para analíticas web